Pisos&Co

Blog

Descubre la actualidad inmobiliaria.

Viernes 15 de marzo de 2019

Dar de alta la luz en una vivienda, te explicamos cómo hacerlo.

Visitas: 120

Dar de alta la luz en una vivienda, te explicamos cómo hacerlo.
1 fotos

Si acabas de estrenar un inmueble, probablemente tu primer plan sea dar de alta la luz. Necesitas electricidad para ver, para cocinar, para conectar tus aparatos electrónicos… Si careces de suministro y quieres iniciarlo, solo tendrás que contactar con una comercializadora, que traerá hasta tu casa la electricidad generada por una empresa distribuidora de electricidad. ¿Es tan simple? Definitivamente no. Pero estamos aquí para explicártelo a fondo.

Las empresas distribuidoras de electricidad
Las distintas distribuidoras españolas, que se reparten el país por regiones, ofrecen idéntico precio a sus clientes. Por ley, la electricidad es un suministro imprescindible, y el dinero no es un factor de competitividad. Aún así es habitual que cada compañía tenga diferentes tarifas según ofertas puntuales y del uso que le des.

Pero, ¿cómo elegir una comercializadora? Aquí sí que existen opciones y, dado que la luz es un gasto que vamos a realizar todos los meses durante el resto de nuestra vida, no queremos equivocarnos. ¿Hay alguna forma de ser infalible?

Tendrás que fijarte en las características que dotan a una comercializadora de valor añadido. Buscando ventajas más allá del precio, ten en cuenta que no exija permanencia a sus clientes, que el servicio de mantenimiento sea opcional y que ofrezca trámites telemáticos, telefónicos y presenciales.

También tendrás que indicar a la comercializadora la potencia que deseas contratar, y si no quieres levantarte constantemente a encender los interruptores del cuadro eléctrico deberás asegurarte de que es la que necesitas para mantener encendidos los electrodomésticos que más utilizas.

De forma orientativa, un piso “normal” contrata una potencia de entre 3,45kW y 5,75kW, con un precio que oscilaría entre 165 y 268€ (con IVA). Si quieres más precisión, la mayoría de comercializadoras cuentan con servicios de asesoría tanto personal como online que te ayudarán a acertar con la potencia si no quieres calcularla tú mismo.

 

Documentación necesaria para dar de alta la luz
Para iniciar el contrato con una comercializadora, deberás proporcionar una serie de documentos. Aunque conviene que te informes llamando a las distribuidoras de tu ciudad (porque no en todas piden lo mismo) por lo general la lista incluye:

Certificado de instalación o boletín eléctrico: se trata de un estudio realizado por un profesional autorizado que acredita que nuestra instalación está preparada para recibir la electricidad.
El código CUPS: una especie de DNI para tu instalación eléctrica, si es la primera vez que se da el alta en el inmueble te lo proporcionará la comercializadora, si no estará en las facturas.
Potencia normalizada: es la potencia que hemos calculado que vamos a necesitar contratar para poder vivir cómodamente.
Dirección del inmueble: incluiremos la dirección completa del inmueble en el que queremos contratar el suministro.
Datos del titular: exactamente eso, los datos de la persona a cuyo nombre se encontrará el contrato.
Datos bancarios: para cobrar la tarifa de contratación.
 

El código CUPS
Al hablar de “código CUPS” nos referimos al Código Universal del Punto de Suministro, un conjunto alfanumérico de entre 20 y 22 caracteres que se corresponde con un punto de suministro concreto.

Al dar el alta de la luz a una instalación por primera vez se le asigna un código CUPS, que será el mismo independientemente de cuántas veces se dé de baja el suministro. Este código aparecerá en todas las facturas y será solicitado por la compañía para realizar diversos trámites.

En caso de impago del suministro, el código CUPS permanece asociado al contrato del mal pagador. Si apareciese un nuevo usuario que vaya a consumir la energía, es aconsejable cancelar el suministro y solicitar una nueva alta.

 

El certificado de instalación o boletín eléctrico
El boletín eléctrico es un análisis completo de la instalación eléctrica que diagnostica si se encuentra en buenas condiciones para recibir el suministro de la luz. Se solicita para dar de alta un nuevo suministro, para volver a dar de alta un suministro dado de baja y para variar la potencia contratada o el titular.

Este certificado tiene una validez de 20 años, tras lo cual es necesario renovarlo. Tiene que realizarlo un profesional autorizado o una empresa especializada. Saber cuánto cuesta el boletín eléctrico no es sencillo, porque el precio no se encuentra unificado.