Pisos&Co

Blog

Descubre la actualidad inmobiliaria.

Martes 8 de enero de 2019

Antes de "casarnos" con el banco, ¿que precauciones debemos tomar con la hipoteca?

Visitas: 92

Antes de
1 fotos

Firmar una hipoteca es una de las decisiones más importantes que muchos tomaremos en nuestra vida. Por ello, conviene estudiar las opciones y conocer con detalle el plan que optemos por tomar.

Con respecto al banco, existen varias precauciones desde el punto de vista legal que es conveniente tomar para que todo vaya sobre ruedas en el proceso de contratar una hipoteca.

Estudiar varias opciones
En primer lugar, es una buena idea no elegir la primera opción que nos propongan, sino pedir varias propuestas en diferentes bancos. De esta manera, conoceremos más opciones y podremos optar por la que mejor se nos ajuste en términos de plazos, condiciones y necesidades. Cuidado con las comisiones que el banco nos puede cobrar por cancelación, modificación, cambio en los plazos. Tenemos que fijarnos seriamente en ellas antes de elegir la hipoteca en una entidad.

Además, aunque el diferencial resulte atractivo, no es conveniente elegir una hipoteca atendiendo solo a este factor. En ocasiones, un diferencial muy bajo tiene vinculaciones altas, como seguros o tarjetas de crédito.

Otra precaución relevante es considerar con detenimiento el porcentaje de financiación que nos ofrezca la entidad, generalmente un máximo de 80%, en base a las circunstancias de cada caso. No obstante, existen otros costes añadidos como de gestoría y notaría. Recordemos, por otra parte, que el impuesto de Actos Jurídicos Documentados corre ahora a cargo de la entidad.

Firmar una hipoteca es un compromiso a largo plazo y nuestras circunstancias pueden modificarse a lo largo del tiempo, aspecto que es conveniente tener asimismo en cuenta a la hora de elegir una hipoteca.

Compromisos y obligaciones por parte de la entidad
La entidad, por su parte, está obligada a ser transparente y a aportar toda la información y documentación establecida por ley, incluyendo una respuesta negativa en su debido tiempo en el caso de que el banco decida que el cliente no cumple los requisitos de viabilidad económica, por lo que no se le otorga la hipoteca.

En el caso contrario, y de que sí seamos considerados para la hipoteca, el banco debe aportar otros documentos, como la Ficha de Información Personalizada (FIPER), una ficha que detalla toda la información según las necesidades de financiación del cliente, su situación financiera y otras preferencias. Esta ficha nos será imprescindible para poder tomar una decisión fundada, ya que nos ayudará a comparar nuestras opciones en el mercado y valorar lo que implica cada una.
Una vez hecha la decisión de qué hipoteca elegir y en qué banco, este nos entregará una Oferta Vinculante, que está regida por la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios.
Tres días antes de la firma de la escritura, como clientes, tendremos derecho a consultar su contenido. Durante la firma ante notario, este tiene obligación de leer y esclarecer nuestras dudas como consumidores.
En cuanto al notario, es interesante destacar que el banco no nos puede imponer uno, sino que podemos elegir el que prefiramos. Un abogado o experto en la materia nos podrá asesorar sobre todas las condiciones.  Si el banco no acepta el notario que hayamos decidido, podemos poner una reclamación ante el organismo de consumo de cada Administración.